lunes, julio 27, 2009

Reflexiones sobre El Porvenir. Y hasta septiembre


Hace algún tiempo vengo rondando la idea de escribir mis impresiones sobre el desarrollo histórico, poblacional y urbanistico de El Porvenir. SIn estridencias, este es el resultado de mis reflexiones. En la foto estan algunos de los protagonistas... (la foto me la cedió Felipe Retuerta y esta tomada en el antiguo salón parroquial de San Sebastián)


Antecedentes


El barrio de El Porvenir surge como tal a partir de la gestación del proyecto de una Exposición Iberoamericana en los años veinte. De las casas conservadas en la actualidad las más antiguas, datan de la primera década del siglo XX, construidas en el entorno de huertas que rodeaba la ermita de San Sebastián.

El primer desarrollo urbanistico se configura junto con la propia Exposición, entre los años veinte y los años treinta se crea un barrio, propiamente dicho, que se extiende desde la ermita y terrenos colindantes hasta la actual avenida de Felipe II, con la extensión que suponía la fábrica de gas de “La Catalana”, que a su vez suponía una barrera física para el crecimiento. El perímetro del barrio quedaba completamente definido y limitado por el este con la línea del tren de Cádiz y por el oeste el Parque de María Luisa. En definitiva El Porvenir surge como un “barrio aislado”. El concepto de barrio aislado se remarcaría más adelante con la exclusión de los terrenos de la actual Huerta de la Salud con espacio complementario de la feria del Prado, en el que se instalaría la calle del Infierno.

El Porvenir se configura como un barrio de aluvión, al que llegan a vivir sevillanos de otros barrios. En unos casos, los que definen su apariencia sociológica, familias pudientes que construyen hotelitos con zonas ajardinadas y que dan la imagen pretendida de barrio del futuro, de ahí el nombre de “El Porvenir”. Pero también conviven numerosas familias humildes de clase trabajadora, vinculadas a las fábricas y talleres cercanos y otros que van apareciendo en la zona: fábrica de gas, RENFE, Pirotecnia, Corominas, Flex, Maderas de Alonso Cueli, etcétera o posteriormente los talleres ABC o Tussam. Estas familias se concentran en las viviendas del Patronato y las viviendas municipales, en la zona de Diego de la Barrera.

En este mismo sentido surgen edificios de viviendas al estilo de los clásicos corrales de vecinos, de los cuales aún permanecen, aunque notablemente modificados, el antiguo cuartel de la guardia civil en Felipe II, calle Colombia o la esquina de Gaspar Alonso con Porvenir.

La primera expansión

Una vez estabilizado el barrio, la primera expansión urbanística surge en los años sesenta con el desarrollo de la Avenida de Felipe II y supone un crecimiento importante de habitantes, lo que lleva aparejada la aparición de los centros escolares más relevantes, que llegan allí procedentes del centro. Esta generación de sevillanos que llega, no se acaba de sentir identificada con el barrio, sintiéndose arraigada en sus barrios de procedencia, sin embargo, son los hijos de esta generación (entre los que me encuentro) los que sí se vinculan a El Porvenir y generan un grupo de población más importante frente al conjunto de la ciudad, debido a una cuestión puramente cuantitativa, hasta entonces los vecinos eran muy pocos, ahora son muchos más. Aunque el barrio sigue siendo algo lejano y extraño a muchos sevillanos para los que la única representación formal de El Porvenir es el Domingo de Ramos. Un ejemplo de esta situación, aparentemente menor pero que refleja esta circunstancia, se da en la nómina de hermanos de La Paz, que en este grupo de edad (hermanos de los años 70-80) son mayormente hermanos de su hermandad familiar, con la que llegan al barrio, y de La Paz en la que se inscriben una vez asentados en él.

Ahora bien, el barrio sigue con ese “aislamiento”. La fábrica de gas sigue funcionando, la vía de tren aún no se ha soterrado y el traslado de la feria en 1973 no supone una urbanización inmediata de los terrenos, que quedarán baldíos durante unos años. Por otra parte el desarrollo hacia el sur es también significativo con zonas parcialmente sentidas como extensión del barrio, es el caso de La Estrella y alrededores, hasta la ciudad sanitaria, en los que conviven viviendas con talleres industriales procedentes de la época de la exposición, de los que algunos aún existen.

La segunda expansión

La construcción de los bloques de pisos de la Huerta de la Salud en los años ochenta da lugar a una nueva expansión poblacional que se siente afectivamente ligada a El Porvenir. Este crecimiento vuelve a abrir el barrio a la ciudad, en la medida en que llegan personas de fuera, pero los terrenos de la RENFE y el Puente de la Enramadilla siguen conformando una frontera física evidente. Asimismo se produce una intensa transformación del entorno de la calle Colombia, Juan Pablos, etcétera, donde las casas de vecinos dan paso a edificaciones más modernas.

Las fronteras se rompen. Tercera expansión

El crecimiento y modificación de la ciudad derivado de las obras de la Exposición de 1992 y años posteriores rompen definitivamente el cerco de El Porvenir. El soterramiento de la vía del tren, la desaparición del Puente de la Enramadilla y liberación de los terrenos colindantes hacen que el barrio se conecte a la trama de la ciudad, sin que haya que entrar y salir de él. Ahora ya los sevillanos transitan y se pueden comunicar a través de estas calles, que hasta ahora, casi no llevaban ni traían a ningún sitio, sólo al mismo barrio.

La demolición de la fábrica de gas y posterior construcción de viviendas en los años 90 suponen la tercera expansión demográfica. En este caso se da una circunstancia peculiar y es que los protagonistas son, mayoritariamente, hijos de la primera y segunda expansión que, por sentirse completamente ligados afectivamente al territorio se quedan a vivir en él. En menor medida, este fenómeno se da también en la conexión del barrio hacia San Bernardo, Nervión y La Calzada, manteniéndose así la cercanía a los orígenes.

La última expansión

Este último crecimiento, aún en curso, se plasma con la puesta en valor de los terrenos militares de la Pirotecnia y conectan El Porvenir con el barrio del Tiro de Línea. La construcción de viviendas en el eje de Ramón Carande y el inminente desarrollo del solar de Tussam están suponiendo un nuevo crecimiento directamente ligado al barrio. En este futuro, ya casi presente, aparece una nueva circunstancia, hasta ahora inexistente y es la proximidad de los centros universitarios, que en un futuro pueden marcar de alguna manera la vida de El Porvenir.

Conclusión

Este recorrido espacio-temporal no son más que reflexiones que con el tiempo he ido madurando al escribir el blog, y que aquí quedan para quién tenga paciencia de leerlas y no digo ya de repensarlas.

8 comentarios:

dama dijo...

Que usted descanse, y sobre todo que cargue las pilas para la temporadita que se nos avecina.

Anónimo dijo...

En mi opinión el barrio de El Porvenir debe su nombre a la calle Porvenir. Esta calle está dedicada a la ciudad de Porvenir, que es la capital de la provincia chilena de Tierra del Fuego. De igual manera que otra calles del barrio y en referencia a la exposición iberoamericana están dedicadas a ciudades de america de sur (Montevideo, Brasil, San Salvador, Rio de la Plata, Valparaiso, Colombia, etc...). Por lo demás enhorabuena por tu magnifico blog. Da gusto tener un sitio de encuentro de un barrio al que tanto queremos. Un abrazo.

Román Fernández

Rascaviejas dijo...

Me ha servido de recordatorio y, como no, de base para lo que usted ya sabe. Lo ampliaremos debidamente. Y que las vacaciones sean largas, descansadas y sobre todo eso, vacaciones. Un abrazo.

del porvenir dijo...

Puede ser Román, aunque yo siempre he escuchado la versión de barrio del Porvenir como barrio del futuro,por ser la primera vez que se utilizaba este modelo urbanístico en Sevilla, algo así a lo que poco más tarde serí la "Ciudad Jardín" en Nervión.
Gracias por la aportación saludos a todos,... por supuesto buen verano

Edward dijo...

Muy interesante tu estudio sobre la expansión de este hermoso rincón de la ciudad.

En breve aparecerá otra (ligada a la tercera), en las antiguas cocheras de tussam.

Tengo cierto afecto por esta zona, no en vano durante los primeros años de mi infancia viví en Felipe II.

Aún tengo frecos los recuerdos del paso a nivel de esta calle.

Aún siguen existiendo ciertas barreras con la ciudad con el Cuartel de Ingeniería o el Club de Tenis.

Gracias por el repaso, y que disfrutes de tus vacaciones

eres_mi_cruz dijo...

ya sabes que para mí existe un barrio de El Porvenir ensoñado pero eso no quita que aplique mis lecturas profesionales sobre las cada día menos sombrías calles de nuestro barrio...

hablas en tu diáfana reflexión sobre un "barrio aislado"... y en mis lecturas me pregunto si no es precisamente ese "aislamiento" la cualidad fundamental que marca el carácter de nuestro barrio...

permíteme que introduzca esas escenas ensoñadas que no son más que la "nostalgia consustancial a la edad" de nuestra inolvidable infancia... pero ¿podrías imaginar disfrutar de tus colecciones de sellos recién comprados... fuera del silencio de los misioneros de África de la esquina de Montevideo?...

en mi opinión la tapia de las cocheras de Diego de la Barrera ha sido el gran baluarte de El Porvenir más sagrado...
cuando supe del proyecto de Esther Rodríguez para el colegio público me llevé una alegría pues, en mi opinión, supo leer perfectamente lo vital de esta tapia para el barrio...

más tranquilo me quedo aun, cuando a mitad de junio se publicaron en el BOP-130 las normas definitivas para el PERI de "las cocheras"...
aunque resulta paradójico que el nombre del proyecto ganador de EMVISESA sea "Claros en el bosque" justo ahora que chillan las motosierras... El Porvenir ensoñado siempre transcurrió bajo una luz tamizada por las copas de los árboles...

en cualquier caso el estupendo y rompedor proyecto de José Mª de la Puerta, no afectará a esa temible permeabilidad con la que vi amenazado el canto de las chicharras a la venus de Milo... la tipología de bajos continuos a Ramón Carande contribuirá a la misma...

en fin, no ganamos para sustos...
(te envío el PERI en pdf por si no lo tienes)

el aguaó dijo...

Yo ya he llegado amigo. Te espero.

Un abrazo.

Alberto dijo...

Durante cuatro meses no he entrado en Internet por hallarme muy ocupado y una vez más me encuentro con este magnífico blog. No puedo resistirme a llevar a cabo una pequeña aportación. En un párrafo se citan alagunas casas modestas y no puedo dejar de nombrar a la antigua Vaquería de la calle Juan Pablo. Calle que por cierto se denimnaba originalmente México, pero tras la Guerra Civil cambió su nombre por Juan Pablo pues sabido por todos que la República de México apoyó al Gobierno de la República. En dicha calle se encontraban entre otros Transportes Herrasti, la Veneciana y, bastantes años después, Flex. Herrasti y la Vaquería fueron el fundamento del antiguo C.D.México que mantvo durante tres años unos encuentros futbolísticos con el Real Patronato en el campo del gas ante la Fábrica Municipal de Gas. En aquellos torneos, entre otro participaron con diversos equipos Luis del Sol y Juan Santisteban...