martes, julio 20, 2010

Un símbolo y hasta septiembre


Hace tiempo ya que echó el cierre la Bodeguita de Manolito Villar, el Tito, en la calle Juan Pablos . La peor lengua de El Porvenir.

Tenía un paisanaje habitual y una cocina escasa. El trato que daba no se caracterizaba por su exquisitez, pero el ambiente es el ambiente. Buena gente Manolo, peculiar hasta decir basta. Nazareno de la Virgen de la Paz. Con todo y con eso, Manolo es de los que saluda a todo el que conoce o le suena, no es de los que se hace el loco. Desde que cerró se le ve menos, pero por allí anda.

Un tiempo ya pasado, una taberna de las que ya quedan las justas, y estas están esperando su Ocaso propio. Sus gentes...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Dichoso tú, que tienes vacaciones, cuando miles de personas no tienen trabajo...

del porvenir dijo...

De momento las vacaciones (de las que yo ne he hablado) son para el blog...
Y desde luego que gracias a Dios tengo trabajo y por ello vacaciones.

pregonero_de_sevilla dijo...

El cierre de una taberna siempre es una mala noticia. Al menos que quede su memoria, como en esta entrada tuya.

Daniel dijo...

Execrables las pintadas de los niñatos que tanto afean el barrio. A propósito del derribo del asilo, creo que merece una entrada en el blog.

Dama dijo...

Barras de bar, vertederos de amor, que dirían Manolo y Quimi.

Un recuerdo que ya queda en tu blog.