miércoles, mayo 23, 2007

Despidiendo a las carretas

Dice una sevillana "Se me va, el alma tras las carretas se me va, se me va, se me va..."
Un año más he despedido al Simpecado de mi Hermandad de Triana camino del Rocío, un año más me quedo aquí imaginando caminos, con los recuerdos de los que me enseñaron a quererla.

Por tratarse de este blog tengo un recuerdo para mi recordado y querido Manolo Palomar, vecino de El Porvenir y rociero de Triana, cuya familia preparó durante años su carreta en el jardín de la Parroquia.

6 comentarios:

el aguaó dijo...

La verdad es que no soy nada rociero. Nunca he hecho el camino y no conozco la aldea, aunque me gustaría visitarla para conocerla un día que esté tranquila de bullicio.

Un abrazo.

M. Andréu dijo...

Dicen que es más duro verlas irse y no seguirlas que las dificultades del camino.
Como no soy rociero no sé si es cierto o no, pero imagino que sí.
Saludos,

PD.: Por cierto, no me vendría nada mal un enlace a mi blog desde el tuyo.

del porvenir dijo...

Son muchas la lágrimas que se quedan viendo irse el Simpecado.
Hoy he estado enseñándo a mis hijos una foto de su tatarabuelo en el Rocío con el estandarte de la Hermandad de Triana, creo que con eso está dicho todo.
P.D.: Visto y oído, dicho y hecho.

Dama de sevillano nombre dijo...

Enhorabuena.

del porvenir dijo...

Gracias, ya hemos demostrado que somos capaces de ganar. Ahora a seguir trabajando, aunque pienso que Sevilla a perdido una gran oportunidad. En fin...

M. Andréu dijo...

Lamento darte la enhorabuena, porque al final no sirve para mucho, pero lo cierto es que ya se empieza a demostrar algo más...