lunes, mayo 29, 2006

Bielorrusia


La labor asistencial de las hermandades ha llenado páginas y páginas en la vida de estas, en unos casos con mayor protagonismo en las corporaciones y en otros como un elemento secundario en la actividad desarrollada.
Las hermandades de Sevilla realizan un labor de mucha más envergadura de la que los propios cofrades llegamos a tener conciencia. Las denostadas Bolsas de Caridad han resuelto en silencio muchos problemas en Sevilla, muchos. Ahora bien, casi siempre hemos pecado de no tener capacidad para generar un tejido social coordinado, no se ha llegado mucho más allá de la puerta de la casa-hermandad y, desde hace poco tiempo, de la colaboración entre las hermandades de un día u otro. Un capital humano y un potencial económico como el de nuestras cofradías merecía un mayor sinergia, que permitiera una acción conjunta mucho más eficaz y de mayor calado social en la ciudad.
Con el proyecto de acogida de niños bielorrusos ha llegado esa aspiración. Hermandades de Sevilla y de su provincia acogen cada año a cientos de niños afectados por la catástrofe nuclear de Chernobil, ofreciendo períodos de saneamiento que, según parece, suponen un elemento vital para reducir el impacto de la radiación residual existente en las regiones donde viven. Con este proyecto, hemos aunado esfuerzos, multiplicado resultados y recibido de ellos más de lo que nunca podíamos imaginar; no sólo porque participan muchas hermandades, si no porque, al tiempo, en ellas son muchas las familias y muchas las personas que se implican directamente como hogares de acogida. Si antes, la labor trascendía poco más allá de las diputaciones de caridad, las juntas de gobierno o si acaso media página en los boletines, ahora son muchos los actores principales de esta digna tarea.
En nuestra hermandad, aún más si cabe, debemos estar particularmente orgullosos de que este trabajo, que dura casi todo el año, lo desempeñen hermanos muy jóvenes, sin más ambición que ser las manos del Cristo de la Victoria. Gracias.

1 comentario:

Fracisco Javier Romero García dijo...

Felicidades Vicente genial el artículo para "EL CABILDO" y la foto con nuestros titulares lo dice todo. De nuevo gracias.