lunes, enero 19, 2009

20 de enero, San Sebastián. Miguel Ángel Liñán: In Memoriam

Hoy es el día del "Patrón del barrio", el día del Señor San Sebastián, titular de la antigua ermita que daba servicio a las huertas de la zona y que acogía una importante romería. Posteriormente el servicio era al cementerio que en sus alrededores se ubicó y hoy es la parroquia de El Porvenir.
Aprovecho esta entrada para recordar a una persona que se nos marchó sorpresivamente hace unas semanas. Alguien que, a fuer de patearse el barrio a diario, era conocido por todos, aunque muchos no supiesen ni su nombre. Miguel Ángel Liñán Moya, el hijo de Angelita Moya, una de las camareras de la Hermandad de la Paz, era el repartidor de la frutería de la calle Diego de la Barrera, primero lo fue con Gumersindo, el frutero del Tiro de Línea, y después con Bastida. Miguel Ángel, estaba habitualmente con sus cajas de fruta y verdura por la zona de Felipe II, arrastrando los pies, con la boca siempre medio abierta debajo del bigote y los ojos muy abiertos tras las gafas, con su aire de despiste. Por allí lo habréis visto muchas veces, o por las tardes del brazo de su madre y su hermana, siempre con su velo de ausencia.
Tal vez ahora los haya que caigan en quién era Miguel Ángel, nazareno del Señor de la Victoria; es curioso como a diario nos podemos cruzar con personas, cuyo nombre y vida desconocemos, pero que por el simple hecho de verla habitualmente se les puede llegar a tener afecto. Es lo que a muchos les pasaba con él.
Se fue de manera imprevista y ahora descansa en paz, en la Paz. Hasta siempre.

3 comentarios:

el aguaó dijo...

Servidor también se quedó con las ganas de conocer a vuesa merced. En otra ocasión tal vez...

Un abrazo.

Sabor Añejo dijo...

Las personas como Miguel ángel, aunque pasen desapercibidas son en realidad la esencia del barrio.
Ojalá que el barrio que ahora pise sea de los mejores "del otro lado".

No conocía tu blog y lo que he visto de él me ha gustado. Nada más hermoso que hablar de lo que cada día nos rodea.

Saludos

Dama dijo...

Me encantó conocerte, me llevé una sorpresa.
Ha sido un placer.